La pequeña Pompeya de la Galia

Foto: Archeodunum

Los especialistas que han visto y trabajado en el yacimiento hallado en Sainte-Colombe, barrio de Vienne (Francia), lo califican como “excepcional”; algunos incluso van más allá al compararlo, ni más ni menos, que con la magnífica Pompeya.

No son pocas las comparaciones que pueden hacerse entre ambos sitios. Para empezar, un elemento que, paradójicamente, representó el fin de la ciudad y fue, al mismo tiempo, el responsable de su conservación a lo largo de los siglos. Este elemento es el fuego. El vecindario romano fue devastado dos veces por incendios, al inicio del siglo II y a mediados del siglo III. Causante de su abandono definitivo tras poco más de 300 años, la capa de ceniza propició que se conservaran valiosos testimonios de la vida en la ciudad.

Benjamin Clément, de Archeodunum y la Universidad de Lyon, afirma que “los incendios permitieron la conservación de la arquitectura” de la Vienne romana. “El fuego carbonizó las vigas de madera que se habían utilizado para delimitar espacios en los hogares y también coció los ladrillos que había entre las vigas. Esto permitió la preservación de la arquitectura como si estuviera hecha de piedra”, tal como leemos en el reportaje de The New York Times.

Foto: Archeodunum

Además de la arquitectura, el fuego también ha conservado obras de arte, como una estatua de Hércules que decoraba una fuente monumental y ricos mosaicos polícromos, y útiles de la vida cotidiana, mucho más modestos pero de un incalculable valor documental.

Los trabajos, que se iniciaron en abril y se prolongaran hasta finales de este año, han puesto al descubierto restos de tiendas; un almacén lleno de jarras para vino; dos casas con espectaculares pavimentos de mosaico y una red hidráulica destinada a la limpieza y el drenaje. Se cree que este vecindario se organizaba entorno a una gran plaza de mercado, la más grande de su tipo descubierta hasta hoy en Francia.

El sueño de cualquier arqueólogo

El área de excavación se extiende hasta los 5.500 metros cuadrados y supone “una fotografía instantánea de la vida a principios del siglo II y a mediados del siglo III”, en palabras de Clément. Un auténtico lujo para cualquier arqueólogo.

Todo empezó, como es habitual, con el inicio de las obras para construir cuatro edificios de viviendas. Con las primeras prospecciones se localizó un área pública con una fuente monumental; este espacio estaba rodeado de pórticos sostenidos por hasta tres filas de columnas, que, según los arqueólogos, formarían parte de un gymnasium (un centro de estudios) de más de 1.000 metros cuadrados.

Foto: Archeodunum

A estos primeros hallazgos pronto se sumaron las tabernae (tiendas, de metalurgia y alimentación principalmente), un almacén y partes de dos espectaculares domus o casas señoriales. La primera, rodeada de unos 70 metros cuadrados de jardines, data de la segunda mitad del siglo I y se han llegado a preservar restos de muebles e incluso las plantas.

De otra mansión ha llegado hasta nuestros días una estancia de unos 16 metros cuadrados decorada con un espectacular mosaico con las figuras de Talía, musa de la comedia, y Pan, deidad de la fertilidad masculina.

Por si fuera poco, también ha aflorado una necrópolis de la Edad Media con una cuarentena de 40 entierros; vestigio de los últimos pobladores del sitio antes de la actualidad.

Y todo ello a falta de finalizar las excavaciones, dentro de tres meses. ¿Qué otros tesoros arqueológicos deparará la pequeña Pompeya de la Galia?

Comparte en: facebook


¿DÓNDE ESTÁ ROMANORUM VITA?

Segovia. Del 21 de septiembre al 7 de noviembre de 2017

ROMANORUM VITA ONLINE

Visita virtual Romanorum Vita Catálogo de la exposición - Romanorum Vita Romanorum TV Cómo se hizo Romanorum Vita EduCaixa

PARTICIPA

Comunidad - Romanorum Vita