“La historia es un magnífico recurso donde encontrar la inspiración”

juan_jose

Foto: © Juan José Tapia

Ingeniero industrial, músico y escritor, Juan José Tapia cuenta con cuatro novelas en su haber. Una de ellas, El tercer final, está ambientada en la Bética romana del año 45 a.c, en la decisiva batalla de Munda.

Qué sucedió en Munda en el año 45 a.c?

Se puso punto final a una guerra civil por medio de una batalla que tuvo lugar junto a esa antigua ciudad y que, a la postre, sería la última que libraría Julio César. Los dos bandos enfrentados eran, por un lado, el representado por los hijos de Pompeyo el Grande, respaldados por el senado, aristócratas y las viejas oligarquías, y por el otro, el de los llamados populares, abanderado por el ya mencionado César.

Tras la derrota de los pompeyanos, Julio César tuvo vía libre para hacerse con el poder en Roma y comenzar así a poner los cimientos de lo que, con el tiempo, derivaría en el imperio de la mano de Octavio Augusto.

¿Por qué decidiste escribir sobre este capítulo de la historia romana?

Una de las teorías más afianzadas en relación a la ubicación de Munda, que aún hoy es un misterio, la sitúa en las cercanías de la localidad cordobesa de Montilla, concretamente en los llanos de Vanda, que se extienden entre este pueblo y aquel donde yo nací, Nueva Carteya. Fue precisamente la proximidad a mi localidad natal lo que me hizo interesarme por un episodio de la historia tan relevante y que muchos cordobeses desconocen.

Siempre me ha gustado la historia, y consideré que era la ocasión de conjugar esto con mi faceta literaria y, a la vez, aportar mi granito de arena para dar a conocer estos hechos.

Sus protagonistas nada tienen que ver con las intrigas de poder de Roma… ¿Qué has querido retratar a través de ellos?

He empleado la historia real, aquella que se relata en el Bellum Hispaniense, como marco a partir del cual crear mi propia trama. Como protagonistas de ese relato ficticio, he elegido a personajes de todos los escalafones sociales, aunque el hilo conductor lo lleva la familia de un viejo arquitecto militar retirado. Con ellos se muestra cómo las decisiones tomadas en lugares distantes por aquellos hombres que piensan más en qué dirá la historia de ellos que en sus propios ciudadanos, afectan a quienes tan sólo desean llevar una vida tranquila, alejados de la metrópolis. Es algo que sigue vigente hoy en día.

tercer_final

Foto: © Juan José Tapia

Ingeniero industrial, músico y escritor. ¡Tienes muchos frentes abiertos!

Desde pequeño siempre me atrajeron la ciencia y la técnica, en especial la electricidad. Por ello encaminé mi formación hacia ese campo y es a lo que me dedico profesionalmente. Por otro lado, la música siempre me ha gustado y ya con diez años comencé a tocar la guitarra; luego entré en el conservatorio y, finalmente, he terminado en un grupo de rock, Mechanical Museum. Mi última vocación fue la literaria, pero desde que comencé allá por 2004 no he dejado de escribir, sintiendo especial predilección por la novela.

¿Qué te llevó al mundo de la literatura?

Comencé a escribir con 29 años, por lo que no he sido especialmente precoz en este sentido. En buena medida, la culpa de que me sentase frente a la hoja en blanco la tuvo mi faceta laboral, pues en aquel entonces me encontraba desplazado en Cazalla de la Sierra (Sevilla), y necesitaba ocupar mi tiempo de ocio. Siempre había tenido historias rondándome la cabeza, pero lo de escribir me parecía que me quedaba grande. Quizás mi error fue probarlo, porque hasta ahora no he conseguido dejarlo.

Hasta hoy has publicado cuatro novelas de temáticas muy diferentes (Enarmonía, El tercer final, La Memoria sumergida y Cota diecinueve) pero en las que la Historia, de una forma u otra, siempre es protagonista. ¿De dónde surge tu interés por ella?

La historia representa un magnífico recurso donde encontrar la inspiración, pues nos aporta un marco conocido a partir del cual crear nuestro propio mundo. La historia siempre me ha gustado, aunque no soy para nada un erudito. Eso sí, si algún pasaje histórico llama especialmente mi atención para crear una novela, me sumerjo en esa época con gran interés, pues es preciso para dar forma a un relato coherente.

Siempre he defendido que leyendo novela histórica se aprende a la par que se disfruta, pero mucho más escribiéndola, pues en el resultado final apenas se puede volcar un pequeño porcentaje de la gran cantidad de información que ha debido consultarse para darle forma.

Has dicho que aún no se conoce la ubicación exacta de Munda, pero hay algunas candidatas. ¿Has paseado por ellas para “inspirarte”?

Hay diversas teorías, e investigadores que defienden una u otra ubicación, aunque por mi origen cordobés, prefiero quedarme con Montilla. Los hay que opinan que Munda estuvo en el alto de las Camorras, a 17 Km de Osuna (Sevilla), y el campo de batalla en los llanos del Águila, a los pies del mencionado alto.

Lo cierto es que no he llegado a visitar la zona con el propósito de escribir la novela. Imagino que hoy en día debe estar cubierta de olivos, o bien de vides. Es cierto que quedan vestigios que aún hoy luchan por resistir el paso del tiempo, como las ruinas de Ategua, que la asociación “Amigos de Ategua” trata de conservar y proteger, o las ruinas de Torreparedones.

Torreparedones

Yacimiento de Torreparedones. Foto: Rafael Jiménez. Licencia CC BY-SA 2.0

Has escrito sobre la guerra y la lucha por el poder, pero los protagonistas de la novela son gente normal y corriente que quiere llevar una existencia pacífica. ¿Cómo te imaginas la vida cotidiana de los habitantes de la Bética romana?

En el fondo no me la imagino muy diferente de la nuestra, en el sentido de que también tenían que trabajar para conseguir su sustento y vivían en familia, cuidando de sus hijos. Por supuesto había pequeños detalles, como la existencia de la esclavitud, que para los afectados no debía resultar demasiado apetecible. Había grandes desigualdades entre las distintas clases, aunque también hoy nos encontramos con situaciones difíciles de concebir en ese sentido.

¿Es más difícil escribir una novela histórica que un texto de cualquier otro género? ¿Cómo ha sido el proceso creativo?

Para escribir sobre un periódico histórico, si se quiere hacer con un mínimo de rigor, es preciso estudiar la época a conciencia, algo que no sucede por ejemplo en una novela ambientada en la actualidad, sea cual sea su género.

La tarea de documentación y estudio gana peso frente a la parte meramente creativa. Por ello, para escribir una novela histórica hay que estar dispuesto a dedicarle más tiempo y esfuerzo que a otro tipo de escritos.

En mi caso particular, cuando decidí escribir una historia en torno a Munda, comencé a recopilar cuanta información tenía a mi alcance en papel, y por supuesto recurrí a Internet, donde pude encontrar estudios sobre temas muy específicos relacionados con la forma de vida, la organización del ejército y sus campamentos, el modo en que se construían los caminos, y así un largo etcétera.

También recurrí a películas y series de televisión, aunque en este campo hay que tener especial cuidado con dar por bueno cuanto aparece en la pantalla, como ver legionarios de la época de César con el equipamiento de la época imperial.

Me fueron de gran utilidad a la hora de describir los lugares que aparecen en la novela las páginas Web de la Asociación “Amigos de Ategua” y todo cuanto puede encontrarse relativo a Torreparedones (antigua Ituci), en el término municipal de Baena, donde comienza la novela.

La creación de personajes no distó demasiado de la de cualquier otra novela, planteando sus metas, su forma de entender la vida, su aspecto físico y las conexiones que mantienen con quienes los rodean.

Ategua

Sitio arueológico de Ategua. Foto: © Asociación Cultural Amigos de Ategua

¿Cuál es tu género preferido como lector? ¿Y como escritor?

Como lector me gusta la novela histórica, ya que en cierto modo se consigue viajar a otra época con la imaginación, yendo de la mano del autor.

Como escritor, el género que más cultivo es el de la ciencia ficción, aunque en numerosas ocasiones introduzco el elemento histórico, como en Enarmonía, o Epsilon (novela inédita), ambientada poco antes de la inauguración de la Exposición Iberoamericana que tuvo lugar en Sevilla en 1929, en tiempos de Primo de Rivera.

¿Qué libros te llevas de vacaciones?

Muchas veces vuelvo a leer mis libros preferidos, en lugar de aventurarme con algo nuevo. El señor de los anillos bien puede durar un periodo vacacional completo, aunque mis últimas lecturas fueron Drácula y Frankenstein, el moderno Prometeo, dos grandes clásicos.

En formato breve

Algo que no puede faltar en ninguna de tus historias:

Un hecho insólito (que las suele terminar convirtiendo en novelas de ciencia ficción).

La mejor novela que se ha escrito sobre la Antigua Roma…

A mí me gustan Yo Claudio y Claudio el Dios, de Robert Graves.

Un personaje romano del que te gustaría escribir:

¿Por qué no Séneca, ya que era cordobés?

Tu próximo proyecto:

Actualmente estoy escribiendo una novela romántica (de ciencia ficción, por supuesto).

Un libro para leer al calor del verano:

Mi primera recomendación siempre es El señor de los anillos, mi libro preferido. No importa la época del año.

Comparte en: facebook


¿DÓNDE ESTÁ ROMANORUM VITA?

Segovia. Del 21 de septiembre al 7 de noviembre de 2017

ROMANORUM VITA ONLINE

Visita virtual Romanorum Vita Catálogo de la exposición - Romanorum Vita Romanorum TV Cómo se hizo Romanorum Vita EduCaixa

PARTICIPA

Comunidad - Romanorum Vita