‘Limes germanicus’, una ruta con historia en las fronteras de Roma

limes-color

Foto: Carole Raddato – CC

Un total aproximado de 568 km, al menos 60 fuertes y 900 atalayas. En su momento de máximo esplendor, el limes germanicus se extendía desde la desembocadura del Rin al mar del Norte, en la parte más septentrional, hasta el Danubio, al sur. Se trataba de la separación de las provincias romanas de Germania Superior y Recia de las tribus germánicas.

La frontera estuvo vigente entre los años 83 y 260 y su construcción fue impulsada por Octavio Augusto después del desastre de Teutoburgo, donde el ejército romano de Varo sufrió una humillante derrota contra los germanos comandados por Arminio.

limes-estatua

Foto: Christopher Neugebauer CC

Pero al igual que el Muro de Adriano, en la antigua Britania, el limes germanicus ejerció sobre todo de frontera comercial. Una aduana repleta de puertas que controlaba el acceso de personas y mercancías al territorio romano. Un ‘peaje’ de control también con fines disuasorios ante posibles ataques armados; no tanto por su capacidad militar sino por el eficaz sistema de comunicación que advertía rápidamente a las legiones próximas de incursiones hostiles en territorio romano.

Las defensas del limes se agrupaban, según su posición geográfica, en Limes Germanas bajas, Limes Germanas altas y Limes Rhaetianas. Con los siglos esta línea acabó conectando todos los pequeños puestos defensivos que había extendidos a lo largo del Rhin y el Danubio.

limes-torre

Foto: wikimedia commons

Montículos, estacas y torres

Extenso y bien organizado, el limes no dejaba de ser un conjunto de construcciones simples, como las que levantaban temporalmente los legionarios romanos en sus desplazamientos. Una zanja o foso, que posteriormente cubrían de tierra para crear un montículo. Allí se clavaban estacas o se levantaban muros; sólo faltan las torres y los fuertes que jalonaban el recorrido, hechos de piedra o madera y, muy importante, con contacto visual entre ellos.

Las Fronteras del Imperio romano fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: el Muro de Adriano en 1987 y el Limes de la Alta Germania-Retia y Muro de Antonino1 en 2005 y 2008, respectivamente. A raíz de ello, se han llevado a cabo numerosos estudios sobre estas fronteras y parte de las murallas han sido reconstruidas.

limes-museu

Foto: Carole Raddato CC

Turismo cultural en el limes

Una iniciativa de investigación histórica pero también de potenciación del turismo cultural, atraído por los vestigios del antiguo poderío militar romano. Tal como apunta la página web Viator Imperi, “los principales puntos de interés del limes germano son:

el fuerte romano de Saalburg (Bad Homburg), reconstruido a finales del siglo XIX;

Osterburken y su museo romano;

Aalen, con el Parque arqueológico del fuerte romano del Ala II Flavia, el mayor campamento del sector raetio;

Weissenburg, donde se halla uno de los centros de información del Limes”.

“La ruta del Limes Germania Superior – Raetia se encuentra muy adecuada para el disfrute del turista y de la naturaleza. A lo largo de su trazado encontramos reconstrucciones de torres de vigilancia romanas, antiguos fuertes romanos consolidados y musealizados, o parques arqueológicos, todo ello en un extraordinario entorno natural”. [Viator Imperi].

Para saber más:

Asociación Alemana del Limes

Folleto The German Limes Roads

Fronteras del Imperio romano

Comparte en: facebook


¿DÓNDE ESTÁ ROMANORUM VITA?

La Coruña. Del 26 de mayo al 30 de junio de 2017

ROMANORUM VITA ONLINE

Visita virtual Romanorum Vita Catálogo de la exposición - Romanorum Vita Romanorum TV Cómo se hizo Romanorum Vita EduCaixa

PARTICIPA

Comunidad - Romanorum Vita